Bizcocho marmolado

19 de mayo de 2016

Hoy me apetece compartir un bizcocho marmolado. Los que ya me habéis leído alguna vez sabéis que soy fan de los bizcochos. Esa sencillez en la preparación, el buen olor que desprenden mientras se hornean, las múltiples variedades que hay, el sabor tan único que tienen, la textura esponjosa, el recuerdo a la infancia... ¡Es que son tantos los motivos que nos invitan a meter el molde en el horno...!

Este bizcocho marmolado es una versión más del bizcocho de yogur de toda la vida y del que he ido haciendo diferentes combinaciones (aquí puedes ver los que he publicado). Es fácil y el resultado es increíble. Anímate a prepararlo

Ingredientes:

● 3 huevos medianos
● 1 yogur natural
● 2 medidas de yogur de azúcar blanco
● 1 medida de yogur de aceite de oliva suave
● 1 sobre de levadura en polvo
● 3 medidas de yogur de harina integral
● Nesquick (o chocolate en polvo) al gusto
● 1 cucharadita de aroma de vainilla

Elaboración:

Mezclamos en un bol los huevos, el yogur, el azúcar, el aceite y la levadura. Una vez tengamos una mezcla homogénea añadimos progresivamente la harina. Así evitaremos que se formen grumitos. En mi caso, me he ayudado de una batidora de mano de cuchilla pero podéis usar una con varillas o incluso una espátula.

Una vez esté bien integrada la harina con el resto de ingredientes, verteremos un cuarto aproximadamente de la masa en otro bol. En ésta añadiremos el chocolate en polvo a nuestro gusto. A la otra (la que no lleve chocolate) le pondremos la cucharadita de aroma de vainilla.

Engrasamos un molde con mantequilla e iremos vertiendo las masas intercaladamente. Es decir, primero la básica, la que no lleva chocolate y luego la que sí que lo lleva. Así sucesivamente hasta que hayamos acabado la masa de chocolate. Acabaremos echando por encima la primera que pusimos, la masa básica. Con ayuda de un palillo podemos trazar líneas desde los extremos hacia el centro, así ayudaremos a que el dibujo quede más definido.

Horneamos durante unos 30 minutos en un horno precalentado a 180º con calor por abajo. Recordad no abrir el horno si no ha pasado el tiempo de horneado, sino se os bajará y la levadura no habrá hecho efecto.

¡Besines y gracias por pasarte por mi rinconcito!♡

Si quieres seguir saboreando ideas, sígueme en Facebook o Instagram y no te pierdas nada.
Saboreando Ideas 
Si te ha gustado esta receta no olvides compartirla en tus redes sociales para que llegue a más personas ¡Gracias!
⬇⬇⬇

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por escribirme! Sin ti esto no funcionaría :)